Los Elevadores Verticales suponen una de las principales soluciones para salvar desde pequeños desniveles hasta varias plantas de altura en cualquier tipo de edificio o vivienda.

 

Elevadores Verticales

 

Tipos de elevadores verticales

Cuando hablamos de elevadores verticales lo hacemos de sistemas de elevación adaptados para el transporte de personas cuyo desplazamiento se efectúa de manera vertical en un espacio adecuado para tal fin.

El elevador vertical más conocido es sin duda el ascensor convencional, que da servicio a comunidades de vecinos, hoteles, hospitales, etc.

Sim embargo en este artículo queremos centrarnos en otros dos tipos de elevadores que no son tan conocidos.

Uno de ellos son los elevadores verticales de corto recorrido, los cuales están diseñados para salvar pequeños desniveles de hasta tres metros de altura y que se caracteriza por tener una cabina semiabierta, la cual incorpora unas protecciones a una altura aproximada de un metro, normalmente acristaladas.

Sin duda se trata de una de las ayudas disponibles para facilitar la accesibilidad sobretodo en edificios de viviendas o locales comerciales que cuentan con unos pocos escalones en la entrada o para salvar la altura de una planta en viviendas particulares.

Por otra parte, tenemos los ascensores unifamiliares o también conocidos como ascensores de velocidad reducida, siendo precisamente su velocidad la principal diferencia con los ascensores convencionales.

Estos elevadores se desplazan a una velocidad máxima de 15 centímetros por segundo y tienen capacidad de alcanzar recorridos de hasta unos 15 metros de altura, lo que vendría a suponer unas cinco o seis pisos de altura.

Estéticamente se caracterizan por ser muy similares a otros ascensores, en este sentido comparten gran número de componentes y elementos de seguridad.

Sin duda son una alternativa más económica y con menos gastos de mantenimiento y conservación, destinada principalmente para un uso doméstico o para locales y edificios de poca altura, donde no se prevea una utilización muy alta.

 

¿Cuál es la función principal de un elevador vertical?

La principal función de un elevador vertical es proporcionar accesibilidad a personas que se desplazan en silla de ruedas o que tienen problemas de movilidad reducida, como podría ser el caso de personas de edad avanzada.

Además, también son, cada vez más, una opción muy utilizada sobre todo en viviendas unifamiliares, para proporcionar una mayor comodidad y añadir un plus en confort a la hora de poder desplazarse por las distintas plantas de altura de la vivienda.

 

¿Cómo funcionan los elevadores verticales?

El elevador vertical tiene un funcionamiento sencillo e intuitivo, el cual está totalmente adaptado para proporcionar una máxima autonomía a todo tipo de usuarios.

Por una parte, tenemos que, en los elevadores de corto recorrido, funcionan con el sistema de pulsación constante, es decir, tendremos que mantener presionado el pulsador de subida o bajada hasta que el elevador finalice el trayecto, momento en el cual se parará automáticamente. Además, también equipa de un pulsador de paro de emergencia y de una llave para regular la puesta en marcha o paro del elevador.

En cuanto a los ascensores unifamiliares, tenemos dos versiones de funcionamiento. Por una parte, tenemos el sistema de pulsación constante para aquellos elevadores que incorporan una barrera fotoeléctrica de seguridad en la cabina y por otro lado, tenemos el sistema automático cuando están equipados con puertas automáticas en la cabina.

El sistema de funcionamiento por enclavamiento o automático es el mismo que se utiliza en los ascensores convencionales, es decir, simplemente deberemos pulsar una vez a la planta de destino deseada y el elevador se detendrá automáticamente al llegar a ella.

Además de incorporar llavín de puesta en funcionamiento o paro y pulsador de emergencia el cual detiene el elevador al instante, en este tipo de elevador podemos encontrar una luz de emergencia y un teléfono o sistema de comunicación para su utilización en caso de avería.

 

La instalación de un elevador vertical

La instalación de un elevador vertical requiere de un espacio específico para el mismo. Es decir, será necesaria la habilitación de un hueco por donde se desplazará el elevador.

Además, en los ascensores de velocidad reducida tendremos que tener en cuenta que será necesaria la construcción de un cerramiento para mayor seguridad.  Este cerramiento puede construirse de obra civil, plancha ciega, plancha perforada, malla metálica o vidrio de seguridad.

En el caso de los elevadores de corto recorrido, el cerramiento necesario es parcial, necesitando una pared o cerramiento en el lado donde se encuentran los mecánicos y otra en la parte donde esté ubicada la puerta del primer piso.

22 marzo, 2017