Los diferentes modelos de salvaescaleras verticales existentes en la actualidad son una de las principales soluciones para proporcionar accesibilidad o mejorar la movilidad de las personas, en todo tipo de viviendas, edificios o comercios.

Modelos de Salvaescaleras Verticales

Diferentes Modelos de Salvaescaleras Verticales

Un salvaescaleras vertical es un tipo de elevador que está diseñado para salvar pequeños desniveles de hasta tres metros de altura, principalmente se utiliza en las entradas de edificios residenciales donde existen unos cuantos peldaños hasta el descansillo desde donde parte el ascensor, así mismo, también es una solución muy utilizada en locales que disponen de una escalera o bien en el acceso al local o bien en el interior del mismo, en cuanto a su instalación en vivienda unifamiliares, suele ser una de las  soluciones posibles para aquellos casos en los que es necesario salvar una planta de altura, siempre y cuando no exceda de un máximo de tres metros.

Los diferentes modelos de salvaescaleras verticales tienen en común que están diseñados para ser una solución efectiva tanto para personas que se desplazan en silla de ruedas como para aquellas que, aunque puedan caminar, subir y bajar escaleras les suponga una dificultad o incluso les pueda resultar peligroso.

A diferencia del resto de salvaescaleras, los cuales se instalan encima de la propia escalera o rampa a salvar, los modelos verticales, requieren de un espacio específico para su instalación, por lo que en ocasiones es necesario la realización de algún tipo de obra civil para habilitar el mismo.

En cuanto a su estética destaca su cabina a media altura, la cual puede representar una ventaja para aquellas personas que tengan problemas con los espacios cerrados, y que los diferencia de otro tipo de elevadores, como pueden ser los ascensores unifamiliares, por otra parte, existen modelos de salvaescaleras verticales que están provistos de una puerta, también a media altura, y otros que equipan de unas barras abatibles de seguridad.

Otra diferenciación en cuanto a los distintos modelos de salvaescaleras con funcionamiento vertical es su recorrido, si bien existe una limitación general de un máximo de tres metros de altura, podemos encontrar modelos para recorridos de hasta 1,2 m., 1,5 m., 1,8 m o el más polivalente que llega hasta 3 metros.

La diferencia existente entre ellos, además de la altura máxima a la que pueden dar servicio, es que los de menor recorrido normalmente están provistos de brazos de seguridad en la cabina y no requieren de la construcción de foso en la mayoría de casos, al estar provistos de una pequeña rampa abatible que funciona por una parte como ayuda al acceso a personas que se desplazan en silla de ruedas y por otra, como protección una vez se ha iniciado la marcha.

Por el contrario, los modelos cuyo recorrido máximo llega a tres metros de altura, requieren o bien de una pequeña rampa en la planta inferior para poder acceder al mismo, la cual puede ser extraíble, o bien de la construcción de un pequeño foso de entre unos 10 y 15 cm., de profundidad para que el elevador quede completamente a nivel de suelo.

En cuanto a al funcionamiento de los diferentes modelos de salvaescaleras verticales, podemos indicar que todos tienen en común un accionamiento sencillo e intuitivo, siendo solamente necesario mantener presionado el pulsador de subida o bajada hasta llegar al piso correspondiente, deteniéndose el elevador de manera automática una vez alcanzado el nivel deseado, mientras que en los modelos con brazos de seguridad estos se abren y cierran de manera automática, en los que equipan puerta, será necesario cerrar la misma de manera adecuada para que el elevador pueda iniciar la marcha.

Además, todos los modelos incorporan un llavín para restringir el uso a personas autorizadas, si es necesario, y un pulsador de emergencia para detener las maniobras del elevador de manera inmediata.

En cuanto a sus características principales, tenemos que todos los tipos de salvaescaleras verticales se desplazan a una velocidad comprendida entre 2,5 y 10 centímetros por segundo, siendo su capacidad de carga máxima de 300 Kg., y un consumo energético que varía entre los 750 W y 1125 W, con una tensión a 220 V, monofásica, que es la que se utiliza en la mayoría de edificios y viviendas actuales.

En cuanto a sus dimensiones, existen un amplio abanico de posibilidades, pero prácticamente su totalidad están enfocadas a su principal cometido, que no es otro que proporcionar plena accesibilidad a todo tipo de usuarios, en este sentido las dimensiones útiles más estándares son de 900 x 1250 mm., o de 900 x 1400 mm., en función de si se requiere solamente transportar a una persona en silla de ruedas o además, a un acompañante.

 

¿Quieres obtener de forma Gratuita hasta 3 Presupuestos de diferentes empresas especializadas en la instalación de Salvaescaleras Verticales de tu zona?

 

 

14 mayo, 2018