Pendiente máxima rampa, sin lugar a dudas uno de los puntos que determina si esta construcción es accesible a personas que se desplazan en silla de ruedas o no.

Las escaleras pueden suponer una barrera difícilmente franqueable para personas que tengan problemas de movilidad  como sucede con algunas personas de edad avanzada por ejemplo, por otra parte, si se trata de personas que requieren de una silla de ruedas para desplazarse, las escaleras suponen directamente una barrera infranqueable.

Aunque se ha avanzado mucho en este aspecto y cada vez son más los accesos a edificios y comercios que han adoptado medidas para suprimir las barreras arquitectónicas que pueden representar las escaleras, lo cierto es que a día de hoy, todavía son muchos los que continúan siendo inaccesibles para todas las personas en igualdad de condiciones.

Pendiente Máxima Rampa

Pendiente Máxima Rampa

Si hablamos de las soluciones disponibles, tenemos que actualmente existen diferentes ayudas técnicas que proporcionan accesibilidad a todo tipo de usuarios.

Sin duda el ascensor adaptado es la opción más recomendada, este tipo de elevador proporciona accesibilidad a la vez que un gran confort de marcha con un funcionamiento sencillo e intuitivo.

Además del ascensor, tenemos los elevadores verticales con capacidad para salvar desniveles de hasta tres metros y que suponen una gran ayuda para salvar escaleras de acceso a edificios tanto públicos como privados, comercios o viviendas particulares.

Otra de las opciones más utilizadas, principalmente por su gran adaptabilidad, la ausencia de obras o reformas para su instalación y su coste más reducido, es la Plataforma Salvaescaleras, la cual puede salvar sin problema desde unos pocos escalones hasta varios tramos de escaleras unidos por curvas o descansillos.

Pero sin duda, la construcción de una rampa accesible es una de las soluciones más adoptadas, sobre todo si se trata de salvar la altura de un pequeño desnivel producido por unos pocos escalones.

Eso sí, no vale cualquier rampa, de nada o poco sirven las rampas que tienen la misma longitud que la propia escalera y que ofrecen como resultado pendientes de más del 30%, imposibles de salvar por personas en silla de ruedas, incluso con ayuda.

Para que una rampa pueda considerarse accesible y por lo tanto apta para el principal cometido al que está destinada, que no es otro que facilitar el acceso a las personas,  las rampas deben construirse con una serie de requisitos entre los que sin lugar a dudas destaca su pendiente máxima.

Si la longitud de la rampa es igual o inferior a los 3 metros, la pendiente máxima de la rampa será del 10%, en los casos en que la longitud resultante de la rampa esté comprendida entre los 3 metros y los 6 metros se deberá tener en cuenta una pendiente máxima del 8% y para aquellos casos en que la longitud de la rampa se encuentre entre los 6 y los 9 metros, se deberá tener en cuenta una pendiente máxima del 6%.

En el caso de que la longitud máxima resultante de la rampa exceda de 9 metros, sería necesario construir tantos descansillos intermedios como sea necesario.

De esta manera, por ejemplo, la rampa para minusválidos necesaria para salvar unos tres escalones, con un desnivel aproximado de unos 45 cm., seria de un poco más de 5 metros y medio, (unos 5 metros 70 cm.), lo que daría como resultado una pendiente máxima del 7,9%, inferior al 8% exigido según el recorrido de la misma.

 

Obtén de manera rápida y cómoda hasta 3 Presupuestos de diferentes empresas especializadas en Salvaescaleras y Elevadores de tu zona

 

Pide tus Presupuestos GRATIS

31 agosto, 2018