Plataformas Elevadoras Minusválidos, sin duda se trata de una de las principales ayudas para proporcionar accesibilidad o mejorar la movilidad en cualquier tipo edificio o vivienda particular.

Plataformas Elevadoras Minusválidos

Plataforma Salvaescaleras y Elevador Vertical | Plataformas Elevadoras Minusválidos

Una de las dificultades a las que se enfrentan diariamente algunas personas con discapacidad son las escaleras.

Simplemente unos pocos escalones en la entrada de un edificio o local comercial pueden suponer una barrera que impida el acceso en igualdad de condiciones que las demás personas.

En ocasiones, estas barreras se pueden encontrar en el propio hogar, limitando el movimiento entre las diferentes plantas de altura y por lo tanto la autonomía de la persona en su propia vivienda.

Para salvar estas barreras arquitectónicas existen diferentes soluciones en función de la misma. Si se trata de salvar un pequeño desnivel, como el producido por dos o tres escalones, podemos optar por la construcción de una rampa accesible, ojo, no vale cualquier tipo de rampa, esta tiene que cumplir con una normativa específica para que pueda considerarse una solución efectiva.

Por otra parte, tenemos la posibilidad de efectuar obras o reformas, en la mayoría de las ocasiones de bastante importancia, para anular las escaleras o habilitar estancias en la planta baja, en algunos casos de viviendas particulares.

Y, por último, tenemos la instalación de algún tipo de ayuda técnica, como pueden ser los ascensores convencionales o unifamiliares, o de alguno de los tipos de plataformas elevadoras para minusválidos existentes.

 

Tipos de plataformas elevadoras para minusválidos

Principalmente tenemos dos tipos de plataformas elevadoras para discapacitados, por una parte, disponemos de las plataformas salvaescaleras y por otra las plataformas verticales o elevadores verticales de corto recorrido.

Las plataformas salvaescaleras se caracterizan por instalarse sobre la propia escalera, para ello, se instala de manera fija un sistema de guiado compuesto por uno o dos railes, por donde se desplazará el salvaescaleras siguiendo el recorrido y forma de la escalera.

Este salvaescaleras incorpora una base o plataforma totalmente adaptada para el acceso a personas que se desplazan en silla de ruedas, lo que, unido a un funcionamiento realmente sencillo, asegura una máxima autonomía a todo tipo de usuarios.

Este tipo de elevador es adecuado tanto para salvar escaleras de un solo tramo, como salvar varios tramos de escaleras unidos por descansillos, escalones con forma de hélice o incluso, escaleras de caracol.

Como requisitos para su instalación, tan solo es necesario disponer de un ancho mínimo de escalera de aproximadamente de 1,1 m a 1,15 m., en función de la forma de la escalera y una toma de corriente, ubicada normalmente en uno de los dos extremos.

En cuanto a las plataformas verticales, se trata de un elevador específicamente diseñado para salvar pequeños desniveles de hasta tres metros de altura.

En este tipo de elevador, destaca su característica cabina semiabierta, la cual incorpora unas protecciones a media altura, normalmente acristaladas.

Existen modelos adaptadas para su instalación en el exterior de los edificios, fabricados con elementos y componentes adecuados para soportar las inclemencias meteorológicas.

Para su instalación, además de una toma de corriente, es necesario disponer o habilitar de un espacio adecuado para el elevador, teniendo en cuenta que en ocasiones se tendrán que realizar obras o reformas para ello.

 

Diferencias en función de las minusvalías

Como hemos visto ambos tipos de plataformas elevadoras pueden proporcionar tanto una mejora en la movilidad, como proporcionar una accesibilidad total.

Aun así, es necesario tener en cuenta que cuando se trate de proporcionar accesibilidad, ambos tipos de plataformas tienen que tener unas medidas mínimas para garantizar el acceso a personas en silla de ruedas, además, también es necesario disponer del espacio suficiente en los embarques para que la silla de ruedas pueda maniobrar con facilidad.

En el caso de tratarse de mejorar la movilidad, como podría ser un uso particular, es importante indicar que ambos tipos de elevadores disponen de la posibilidad de instalar una banqueta plegable en el interior para mayor comodidad a los usuarios que, aunque puedan caminar, las escaleras les supongan una dificultad o puedan, incluso, resultar peligrosas.

 

¿Barato es sinónimo de insuficiente?

Lamentablemente este tipo de dispositivos no son económicos, los precios de partida los podemos encontrar a partir de unos 5500 € aproximadamente en adelante.

Además, podemos encontrar distintos modelos y fabricantes que, aunque comercializan plataformas con características muy similares, ofrecen distintas prestaciones y niveles de acabados.

Sin embargo, otro de los factores muy importantes que influye en el precio y que en muchas ocasiones no se le da la importancia adecuada es la elección de la empresa instaladora de la plataforma, y es que en función de la especialización y de no utilizar intermediarios, es posible encontrar plataformas elevadoras con características muy similares o incluso las mismas con diferencias de varios cientos de euros o incluso miles, dependiendo de la complejidad del elevador.

 

Recomendaciones

Sin duda, nuestra principal recomendación es que, si estas interesado en la compra de una plataforma elevadora para personas con minusvalía, solicites presupuestos a diferentes empresas especializadas en este tipo de elevadores de tu zona.

Recuerda que nosotros te podemos ayudar, con tan solo realizar una única petición de presupuesto de manera Online, podrás obtener hasta tres presupuestos de diferentes especialistas cerca de ti, los cuales se pondrán en contacto directamente contigo para proporcionarte sus mejores ofertas de manera gratuita y sin compromiso.

 

Solicita Ahora tus presupuestos y Ahorra hasta un 25 %

 

30 marzo, 2017