Rampas de acceso a edificios, ¿es obligatorio la construcción de una rampa para facilitar el acceso en edificios?, ¿Qué pendiente máxima tiene que tener esta rampa según la normativa actual?, ¿existen otras alternativas?

Sin duda alguna uno de los principales problemas que podemos encontrar en el acceso a un edificio es tener una escalera hasta el vestíbulo donde se encuentra el ascensor, este punto que suponía un símbolo de prestigio y de buena calidad en la construcción hasta hace unos pocos años, ha pasado a ser un serio problema para personas que tienen dificultades para caminar o directamente una barrera infranqueable para aquellas personas que requieren de una silla de ruedas para desplazarse.

 

¿Es obligatorio instalar rampas de acceso a edificios?

Respecto a la obligación de instalar rampas de acceso a edificios, La respuesta es SI, en concreto tenemos que es obligatorio desde diciembre del 2017 la realización de los ajustes razonables necesarios para garantizar la accesibilidad, siendo de especial importancia que todas las personas puedan acceder al edificio en igualdad de condiciones.

Rampas de acceso a edificios

De esta manera, la construcción de una rampa en un edificio podría ser una de las opciones disponibles para la realización de estos ajustes, eso sí, no puede ser cualquier tipo de rampa, sino que tiene que estar acondicionada a tal efecto cumpliendo con la normativa de acceso para minusválidos a edificios, ya que si no fuera así, lo único que representaría seria otra barrera arquitectónica más.

Tanto es así, que todavía a día de hoy es posible encontrar rampas con pendientes imposibles de salvar para una persona en silla de ruedas, rampas que no tienen suficiente espacio en cada uno de los embarques para que una persona en silla de ruedas pueda entrar y salir de la misma sin dificultad o incluso rampas que terminan en escalones o a pocos centímetros de la puerta de entrada del edificio. Siendo todos ellos claros ejemplos de proyectos de rampas accesibles fallidos, que lejos de ser una solución suponen una dificultad más.

Es importante indicar que además de la construcción de una rampa, sobre todo cuando estas no pueden cumplir con las disposiciones mínimas indicadas en la normativa de rampas para sillas de ruedas , es posible realizar otros ajustes en materia de accesibilidad, como bajar el ascensor a cota cero o la instalación de plataformas salvaescaleras elevadores verticales.

 

¿Qué porcentaje debe tener una rampa para discapacitados?

Entre los diferentes requisitos que debe cumplir una rampa para poder considerarse accesible, sin duda uno de los más importantes es la pendiente o desnivel de la misma.

Es importante recordar que el objetivo de la construcción de este elemento no es otro que facilitar el acceso de la manera más autónoma posible a personas que requieren de una silla de ruedas para sus desplazamientos o a personas con algún tipo de movilidad reducida, en este sentido tenemos que los porcentajes que deben tener el proyecto de una rampa accesible para discapacitados son:

  • Para rampas de hasta tres metros de recorridotenemos que el porcentaje de pendiente debe ser inferior al 10%.
  • Para rampas con recorrido de entre tres y seis metros, ese porcentaje deberá ser como máximo del 8 %.
  • En el caso de rampas con recorridos resultantes de entre seis y nueve metros, el porcentaje de pendiente tendrá que ser igual o menor al 6 %.
  • Se limita el recorrido de las rampas a un máximo de nueve metros, si el recorrido de la misma pasa de esta longitud, será necesario realizar descansos intermedios con una profundidad de 1,5 m., como mínimo.

De esta manera, por ejemplo, para salvar la altura de una escalera de dos escalones, lo que representará un desnivel aproximado de unos 34 cm., tenemos que la rampa resultante debería ser de 4 metros y 25 cm., como mínimo, con una pendiente máxima de un 8%.

 

Consejos y recomendaciones

Como principal consejo tenemos que es necesario priorizar la funcionalidad y el cumplimiento de los requisitos a la hora de construir una rampa de acceso a un edificio a otros aspectos como el presupuesto de la rampa en el portal o la estética, de poco o nada sirve realizar este tipo de reformas si realmente no van a solucionar el problema.

Para tomar una correcta decisión, es necesario valorar todas las posibles opciones disponibles, las cuales en muchas ocasiones presentan diferentes pros y contras, por ejemplo, si buscamos lo más cómodo, bajar el ascensor a cota cero será una muy buena opción, sin embargo puede resultar una obra de una gran envergadura y por lo tanto con un alto coste económico.

Otras opciones como la instalación de elevadores verticales o plataformas salvaescaleras tienen un coste medio, son necesarias la realización de poca o incluso ninguna obra, en el caso de los salvaescaleras y pueden resultar una buena solución intermedia entre coste y comodidad.

 

Recibe hasta 3 Presupuestos de diferentes empresas especializadas en soluciones de accesibilidad de tu zona

 

Pide Tus Presupuestos GRATIS