Movilidad reducida piscina

Movilidad reducida piscina, sin duda se trata de uno de los problemas actuales para que todas las personas, incluidas personas mayores o con algún tipo de movilidad reducida, puedan disfrutar de estas instalaciones en igualdad de condiciones, pero ¿Qué indica la normativa al respecto?, ¿Qué soluciones existen para mejorar la accesibilidad a minusválidos en las piscinas?

 

Normativa accesibilidad piscinas

A la hora mencionar las diferentes normativas de accesibilidad en piscinas tenemos que tener en cuenta los diferentes ámbitos en los que esta se regula, por una parte encontramos el ámbito estatal, con varios Reales Decretos y Leyes, entre la que se encuentra la Ley de Propiedad Horizontal y por otra parte, tenemos las diferentes normativas, leyes y decretos que aplican a determinadas comunidades autónomas.

Cuando se habla de proveer de accesibilidad en piscinas a personas con minusvalía, tenemos que indicar que se trata de todas aquellas actuaciones y requisitos necesarios para que cualquier persona pueda acceder y disfrutar de ellas en igualdad de condiciones, aunque en este caso, nos centraremos en las personas que sufren algún tipo de movilidad reducida.

Desde hace ya varios años, en concreto desde diciembre del 2017, está vencido el pazo para que se aplique la nueva ordenación de la Ley de Propiedad Horizontal, que entre otros aspectos, incide en la obligación de la realización de todas las obras y actuaciones que sean necesarias para garantizar los ajustes razonables necesarios en materia de accesibilidad universal, sin necesidad de requerir de acuerdo previo de la junta de propietarios cuando vengan impuestas por las administraciones públicas o solicitadas a instancia de los propietarios.

De esta manera, por ajustes razonables se entienden todos aquellos cuyo importe sea inferior a doce mensualidades ordinarias de los gastos comunes de la comunidad, descontando ayudas o subvenciones disponibles, si se pudiera dar el caso.

Para ello, es necesario alcanzar acuerdo mediante la realización de una junta de propietarios cuando los gastos de las actuaciones superan dicho importe, siendo igualmente obligado el  cumplimiento para todos los propietarios cuando así resulte aprobado en votación.

 

Rampa accesible para movilidad reducida piscina

Movilidad reducida piscina

Rampa piscina | Movilidad reducida piscina

Para mejorar el acceso a personas con movilidad reducida a la piscina, una de las soluciones existentes es la construcción de una rampa apta para el acceso de minusválidos a la piscina, esta construcción debe tener una pendiente máxima que permita a la persona en silla de ruedas o con algún problema de movilidad reducida, acceder a la misma con una pendiente suave, cuya inclinación debe estar situada entre el 6 y el 10%, en función del recorrido de la misma, y de un ancho apto para cualquier tipo de silla de ruedas, además también será necesario que el pavimento de la rampa tenga propiedades antideslizantes, que se instale un pasamanos en toda la rampa, incluso debajo del agua, así como que existan los espacios necesarios libres de obstáculos para que la persona en silla de ruedas pueda maniobrar a la hora de entrar y salir de la piscina sin dificultad.

 

Elevador para piscinas

Otra de las posibilidades para mejorar el acceso a personas con movilidad reducida en piscinas son los elevadores, en la actualidad podemos encontrar diferentes tipos, sistemas fijos o móviles, funcionamiento con baterías o hidráulicos, con sistemas de funcionamiento accionado por la propia presión del agua de la red común o mediante baterías o red eléctrica.

Los principales modelos de elevadores para piscinas se fabrican en acero inoxidable o en materiales con resistencia al agua clorada de las piscinas, los dos tipos que engloban a la mayoría de modelos son:

  • Movilidad reducida piscina

    Elevador para piscina | Movilidad reducida piscina

    Elevadores para piscinas hidráulicos que se componen de un mástil o poste giratorio de hasta 150 grados, el mecanismo de subida o bajada (Pistón hidráulico), y el asiento con su reposapiés para mayor comodidad. Para su funcionamiento, el elevador requiere de una presión de agua de entre 3,5 y 5 bar, siendo necesario un equipo externo que ayude a alcanzar estos valores si esta no llega con la misma red de entrada, mientras que en el pistón se mantiene dicha presión, el elevador permanece en su posición más alta, para bajar, extrae el agua a la piscina mediante una válvula de seguridad de manera controlada, haciendo que el elevador descienda suavemente. Este modelo permite instalarse en diferentes puntos de la piscina, siendo su instalación muy rápida y con la posibilidad de utilizar una fijación móvil o fija.

  • Elevadores móviles para piscinas. Por otra parte existen modelos con baterías recargables que no requieren de conexiones u otros elementos para su funcionamiento, los más usuales son tipo grúa y en la mayoría de casos se trata de elevadores transportables que no requieren de instalación fija, que funcionan mediante un intuitivo mando a distancia y que permiten, una vez que están totalmente cargadas las baterías, ciclos de hasta 30 maniobras.

La capacidad de elevación de ambos modelos oscila entre los 120 y los 150 Kg., así mismo el recorrido máximo suele estar comprendido entre 1 y 1,2 m.

En cuanto al precio de los elevadores para piscina, tenemos que en su gran mayoría están comprendidos entre unos 3500 € y unos 5500 €, aproximadamente. En función del tipo de elevador, el modelo escogido y la empresa que nos suministre el elevador, así como su instalación, en caso de tratarse de modelos fijos, los cuales requieren de una pequeña instalación normalmente efectuada por empresas especializadas en esta área.

 

Movilidad reducida piscina, Solicita hasta tres presupuestos de diferentes empresas especializadas en Elevadores para Piscinas GRATIS