Los elevadores para edificios suponen una gran ayuda a la hora de subir y bajar escaleras, pero, ¿conoces todas las posibilidades existentes?

Si hablamos de los tipos de elevadores para edificios existentes, el más destacado es sin duda el ascensor, se trata de uno de los transportes más utilizados diariamente y también uno de los más seguros, hoy en día no se concibe la construcción de un edificio de una cierta altura sin que se haya previsto la instalación de uno o varios ascensores.

Sin embargo existen más tipos de elevadores para edificios en los que nos queremos centrar, nos referimos a aquellos que sirven como soporte al ascensor donde este no puede llegar o los utilizados como solución alternativa al mismo cuando no es posible su instalación.

En este sentido, sillas o plataformas salvaescaleras o los cada vez más instalados elevadores verticales de corto recorrido son las principales soluciones instaladas en edificios de viviendas.

Elevadores para Edificios

 

Sillas Salvaescaleras

Las sillas salvaescaleras son un recurso muy utilizado para mejorar la movilidad a aquellas personas con dificultades para subir y bajar escaleras, sobre todo cuando se trata de salvar la altura de una o dos plantas en edificios donde no es posible instalar un ascensor.

Las sillas se caracterizan por una gran adaptabilidad, ya que es difícil encontrar una escalera donde no sea posible su instalación, permitiendo además la utilización cotidiana de la escalera al ocupar un espacio reducido cuando no se está utilizando.

Además, este tipo de elevadores para edificios no requiere de obras ni reformas en la escalera, lo que unido a la sencillez del sistema hace que el precio de las sillas salvaescaleras sea reducido si lo comparamos con otros elevadores o la realización de grandes obras o reformas para suprimir las escaleras.

Como inconveniente tenemos que la silla salvaescaleras no puede ser utilizada como medida para proporcionar accesibilidad, ya que no permite el acceso a personas en sillas de ruedas sin que sea necesario realizar una transferencia. En este sentido, otros elevadores para edificios como son las plataformas salvaescaleras o los elevadores verticales son mucho más adecuados para ello.

 

Plataformas Salvaescaleras

Sin duda este tipo de elevador para edificios ha destacado como solución complementaria para salvar aquellas escaleras que se sitúan en la entrada de algunos edificios hasta el vestíbulo donde se encuentra el ascensor y que resultan una barrera difícilmente franqueable para personas con problemas de movilidad y directamente insalvables para personas que se desplazan en silla de ruedas.

De igual manera que las sillas, uno de los motivos por los que las plataformas se encuentren entre los más instalados en las entradas de edificios o comercios, es la no necesidad de realizar obras o reformas, lo que hace mucho más sencilla esta solución, que la realización de grandes obras de reformas para bajar el ascensor a cota cero o la construcción de rampas que cumplan con los requisitos de accesibilidad necesarios, lo que en numerosas ocasiones tampoco es técnicamente posible por falta de espacio.

Además y como únicos requisitos para su instalación tenemos que la escalera tiene que tener un ancho mínimo de 1,1 metros, en tramos rectos, y un descansillo en la planta inferior de al menos 1,5 metros de fondo para permitir que la plataforma quede a nivel de suelo facilitando la entrada y salida de los usuarios en silla de ruedas que lo requieran.

 

Elevador Vertical de Corto Recorrido

Los elevadores verticales son otro de los diferentes tipos de elevadores para edificaciones, destacan por tener un funcionamiento muy similar al de un ascensor con la única diferencia que, por motivos de seguridad, se debe mantener presionado el pulsador de subida o bajada hasta llegar a la planta de destino, momento en el cual el elevador se detendrá automáticamente.

Los elevadores verticales son ideales para salvar pequeños desniveles de hasta un máximo de 3 metros de altura, por lo que son muy utilizados para salvar las escaleras situadas en la entrada de edificios o incluso, en algunos casos, para salvar hasta la altura de una planta,  siempre y cuando no exceda de tres metros de altura.

Este tipo de elevador permite configuraciones adaptadas para cumplir con la normativa de accesibilidad, por lo que supone una solución adecuada para todo tipo de utilizaciones.

De igual manera que con las plataformas, es necesario tener en cuenta el espacio necesario tanto en la entrada del elevador como en la salida, para que una persona en silla de ruedas pueda maniobrar correctamente y así acceder o salir del elevador sin problemas.

 

Obtén hasta 3 Presupuestos de diferentes empresas con una única petición y ahorra comparando

 

Presupuestos Elevadores para Edificioss GRATIS

20 julio, 2018