¿Cómo funcionan los diferentes tipos de ascensores existentes?, ¿Cuáles son sus principales características?, ¿Conoces sus ventajas y desventajas?

Ascensores

Interior hueco Ascensor

Los Ascensores son sin duda uno de los transportes más utilizados actualmente, además,  gracias a los continuos avances tecnológicos y las distintas normativas que los regulan, también están considerados como uno de los transportes más seguros.

Por ascensor entendemos todo aquel elevador que sirve unos niveles específicos, con un habitáculo, más conocido como cabina, y que se desplaza guiado con la ayuda de guías rígidas o simplemente siguiendo un recorrido fijo.

Principalmente existen dos tipos de ascensores los hidráulicos y los electromecánicos.

Los ascensores hidráulicos funcionan impulsados por la energía procedente de una central hidráulica (Motor + Bomba) que inyecta un fluido hidráulico a un cilindro que actúa de forma directa o indirectamente sobre la cabina.

De esta manera para elevar la cabina, la central bombea el fluido hacia el cilindro el cual al acumular la presión necesaria empuja la cabina del ascensor. Sin embargo para bajar solamente se requiere el accionamiento de una válvula, la cual permite el retorno del fluido hacia la central haciendo descender de forma controlada al elevador.

Las ventajas del sistema hidráulico son principalmente un mejor aprovechamiento del espacio, un coste económico menor, versatilidad en la ubicación del cuarto de máquinas pudiéndose sustituir por un armario homologado, amplio rango de capacidad de carga y que no requieren de elementos de contrapesado.

Por otra parte, como principales desventajas tenemos que disponen de una velocidad limitada, (Normalmente hasta 0,63 m/seg y en casos excepcionales hasta 1 m/seg), están limitados en cuanto a su recorrido, un mayor consumo energético (Salvo excepciones) y la utilización de aceite para su funcionamiento.

En cuanto a los ascensores electromecánicos tenemos de dos tipos, los que requieren de un cuarto de máquinas situado en la parte superior o inferior del hueco del ascensor y los que no requieren de cuarto de máquinas al integrarse la maquinaria en el propio hueco del ascensor.

Básicamente los dos tipos tienen un funcionamiento con un sistema en suspensión compuesto por un lado por la cabina y por otro por un contrapeso unidos principalmente mediante cables, cintas o correas dentadas.

La energía necesaria para hacer que el ascensor se eleve o descienda viene proporcionada por un motor eléctrico, el cual puede equipar un reductor o en los más actuales, un motor gearless de imanes permanentes.

Como principales ventajas destacar que pueden alcanzar grandes alturas y disponen de un amplio rango de velocidades. Para los ascensores sin cuarto de máquinas disponemos de una gran versatilidad al no tener que habilitar un espacio fuera del hueco del elevador y además, tenemos un mayor ahorro energético en ascensores con motores sin reductor de última generación.

Como inconvenientes destacables indicar que tienen un menor aprovechamiento del espacio debido a que en su mayoría requieren de un sistema de contrapesado que se ubica en el hueco, mayor complejidad que los ascensores hidráulicos, mayor coste, necesidad de disponer de un cuarto de máquinas en la parte superior o inferior del hueco en los modelos con cuarto de máquinas y complejidad del sistema de rescate en los ascensores electromecánicos sin cuarto de máquinas.

 

Ascensor sin cuarto de máquinas

Sin duda el ascensor sin cuarto de máquinas requiere de un apartado específico por la gran importancia de esta evolución tecnológica, como hemos comentado, una de las principales desventajas que tenían los ascensores electromecánicos hasta la aparición de los nuevos sistemas, era sin duda la necesidad de realización de un cuarto de máquinas.

Con la aparición de los Ascensores MRL o sin cuarto de máquinas esta importante limitación desaparece por completo, ya que se aprovecha el propio hueco del ascensor como espacio para ubicar la maquinaria necesaria para su funcionamiento.

En este aspecto, los motores utilizados son más pequeños y se suelen ubicar en la parte superior del propio hueco, normalmente justo encima de los mecanismos. En cuanto a los componentes electrónicos de gobierno del ascensor, estos se suelen instalar anexos al marco de la puerta del último piso, a modo de pequeño armario y permitiendo las mismas funcionalidades que en los sistemas con cuarto de máquinas.

Hoy en día, prácticamente la mayoría de modelos de ascensores sin cuarto de máquina se combinan con la utilización de máquinas gearless, las cuales proporcionan unas dimensiones más reducidas, gracias a su diseño compacto, junto con un mayor confort de marcha, un menor nivel sonoro y unas necesidades de mantenimiento mínimas.

La siguiente evolución que ya está disponible en este tipo de máquinas, es la sustitución de los cables por cintas planas de acero recubiertas de poliuretano, lo que supone un menor nivel sonoro por fricción de cables y radios de curvatura inferiores, lo que permite diseñar máquinas más compactas todavía y por lo tanto menores necesidades de espacio.

 

¿Quieres obtener hasta 3 Presupuestos de diferentes empresas cerca de ti especializadas en todo tipo de Ascensores?

 

Pide Tus Presupuestos GRATIS

25 mayo, 2018