Cuando es necesario salvar pequeñas alturas para mejorar la movilidad o proporcionar accesibilidad a las personas, es posible encontrar diferentes tipos de soluciones como puede ser la construcción de una rampa o la instalación de elevadores o salvaescaleras.

salvar pequeñas alturas

Aunque hoy en día se ha mejorado mucho en accesibilidad todavía son numerosos los edificios que disponen de escaleras en su entrada que dificultan el acceso a personas con problemas de movilidad reducida o que se desplazan en silla de ruedas.

Otro de las situaciones habituales en referencia a salvar pequeñas alturas, es poder disfrutar de la planta superior en una vivienda particular cuando se tienen problemas de movilidad debido a una edad avanzada.

En ambos casos y tratándose de pequeños desniveles existen distintas soluciones para garantizar de la manera más autónoma y cómoda posible cualquier espacio sin que las escaleras supongan una dificultad.

 

Soluciones para pequeñas alturas

Cuando se trata de salvar pequeñas alturas producidas por uno o dos escalones, sin duda la construcción de una rampa puede suponer una manera rápida y económica de solventar la situación. En este caso es importante tener en cuenta, sobretodo en espacios de pública concurrencia, que la rampa tiene que ser accesible, es decir, tiene que cumplir con unas directrices para que permita su utilización a personas que se desplazan en silla de ruedas o aquellas que, aunque puedan caminar, lo hagan con dificultad. De nada sirve, por ejemplo, la realización de una rampa con una pendiente inadecuada o sin los espacios necesarios para que una silla de ruedas pueda maniobrar a la hora de entrar y salir.

Otra de las soluciones utilizadas en aquellos casos donde existe ascensor, es bajar el ascensor a cota cero, realizando las reformas de obra civil oportunas.

Como alternativa a estas soluciones, o en los casos en los que no sea posible técnicamente la realización de las mismas o el coste económico sea muy alto debido al gran número de trabajos necesarios, tenemos diversas soluciones técnicas como los salvaescaleras y los elevadores verticales, que pueden adaptarse a la mayoría de espacios necesitando una mínima obra civil o incluso ninguna.

 

¿Qué tipos de elevadores existen?

Los principales elevadores para salvar pequeños desniveles son tanto las sillas y plataformas salvaescaleras como los elevadores verticales de corto recorrido.

Las sillas salvaescaleras son ideales principalmente para su instalación en el ámbito particular, ya que permiten salvar desde unos pocos escalones hasta varias plantas de altura en escaleras tanto de un solo tramo como las compuestas por varios tramos unidas por curvas, escalones compensados o descansillos.

Además, una de las principales ventajas es que requieren de muy poco espacio para su instalación, tan solo es necesario disponer de un ancho de escalera de entre 65 y 75 cm., para poder instalar una de ellas.

Las plataformas salvaescaleras comparten con las sillas un sistema fijo de guiado muy similar, mientras que la silla incorpora un asiento para mayor comodidad del usuario, la plataforma está provista de una base especialmente adaptada para facilitar el acceso a cualquier tipo de sillas de ruedas.

Los salvaescaleras se caracterizan por no requerir de la realización de obras o reformas, lo que repercute en menos molestias a la hora de la instalación y a un coste más ajustado, se instalan en muy poco tiempo y tan solo es necesario, además de disponer de los requisitos de espacio mínimo, la instalación de una toma de corriente, pudiéndose aprovechar en muchas ocasiones algún enchufe cercano, como trabajos auxiliares.

 

Elevadores verticales de corto recorrido

Sin duda los elevadores verticales de corto recorrido suponen una de las principales opciones para salvar los escalones situados en la entrada de algunos edificios, como comunidades de vecinos, hasta salvar una planta de altura en viviendas particulares o comercios.

En este aspecto y a diferencia de los sistemas salvaescaleras, los elevadores no ocupan espacio en la escalera, al instalarse fuera de ella en un espacio específico.

Su funcionamiento es muy sencillo e intuitivo, ya que se asemeja mucho al de un ascensor convencional, para su utilización tan solo deberemos mantener apretado el pulsador de subida o bajada hasta llegar a la planta de destino, momento en el que el propio elevador se detendrá automáticamente.

Por todo ello, este tipo de elevadores son una solución ideal para salvar desniveles de hasta tres metros de altura proporcionando una máxima autonomía.

 

¿Quieres obtener de forma Gratuita hasta 3 Presupuestos de elevadores para salvar pequeñas alturas de diferentes empresas de tu zona?

 

15 diciembre, 2017