Mantenimiento y conservación del elevador

Sin lugar a dudas, el mantenimiento y conservación del elevador es uno de los puntos más importantes para prolongar la vida útil del mismo así como para asegurar un correcto funcionamiento.

Mantenimiento y conservación del elevador

Mantenimiento y conservación del elevador

Dependiendo del tipo de elevador y de las características del edificio o vivienda donde se instalen, los elevadores están obligados a tener contratados un mantenimiento periódico con una empresa debidamente autorizada, además también tienen la obligación de someterse a una seria de inspecciones, lo que podríamos denominar la ITV de los ascensores y cuyos plazos pueden variar entre los dos años y los seis años.

La palabra elevador es utilizada para una amplia gama de maquinaria, sin embargo, los elevadores que deben cumplir con la premisa de tener un mantenimiento obligatorio y cumplir con las inspecciones en los plazos determinados, son aquellos que están instalados de forma permanente en edificios u otras construcciones que tengan por fin servir niveles definidos y que dispongan de habitáculo o cabina, que se desplacen guiados con una inclinación superior a 15 grados estando destinado al transporte de personas.

En este sentido, tenemos que tener en cuenta que existen una serie de excepciones a tener en cuenta y de las que destacan, los aparatos que se desplacen por una rampa o escalera, el caso de las plataformas y sillas salvaescaleras. O los destinados a servir una distancia menor que la existente entre dos plantas de un edificio o vivienda. Como puede ser el caso en algunos  elevadores verticales de corto recorrido.

Para el resto de ascensores y elevadores, hay que tener en cuenta unas visitas periódicas para efectuar el mantenimiento obligatorio, las cuales tienen que tener la siguiente periodicidad, en función del tipo de elevador y su ubicación.

  • Cada cuatro meses, para los ascensores de velocidad no superior a 0,15 m/seg., y aquellos que están instalados en viviendas unifamiliares.
  • Cada mes y medio, en aquellos ascensores instalados en edificios comunitarios de como máximo 6 paradas o ascensores instalados en edificios públicos de hasta cuatro paradas, cuya antigüedad, en ambos casos, sea inferior de veinte años.
  • Para el resto de ascensores el mantenimiento y conservación del elevador tendrá una periodicidad mensual.

 

¿En qué consiste el mantenimiento de un elevador?

Para efectuar un correcto mantenimiento y conservación del elevador es necesario que los trabajos efectuados vayan mucho allá de simples visitas de 15 minutos donde se aplica un poco de grasa o se limpia alguna parte del elevador, las empresas deben seguir unas pautas marcadas y conservar los ascensores conforme a lo estipulado en una instrucción técnica que va mucho más allá, y en las que se debe poner especial hincapié en las medidas de seguridad del ascensor, así como a la realización de un mantenimiento de calidad y predictivo que evite la aparición de averías de importancia o las paradas producidas por una falta de cuidado a ciertos elementos del elevador.

Además, también existen otras obligaciones que en muchos casos no suelen conocerse:

  • Las empresas deben garantizar el envío de personal competente en el plazo máximo de 24 horas el envío sea solicitada para corregir averías que ocasionen la parada del ascensor, cuando no haya personas atrapadas.
  • Este plazo pasará a ser inmediato en caso de que existan personas encerradas en el ascensor o se haya producido algún tipo de accidente o urgencia similar.

 

¿Quién puede hacer un mantenimiento?

Esta es una duda muy recurrente que suelen tener los propietarios de le elevadores o ascensores, solamente pueden realizar el mantenimiento obligatorio de un elevador aquellas empresas que estén debidamente registradas y autorizadas por el organismos competente, el cual normalmente será el de su comunidad autónoma. Que debe otorgar un número de conservador que registre que la empresa puede efectuar este tipo de trabajos.

De esta manera, queda asegurado que la empresa reúne todas las condiciones en cuanto a medios y cualificación técnica de su personal, puntos muy necesarios para llevar a cabo con garantías el mantenimiento, reparación y modificaciones importantes que deban realizarse en los ascensores o elevadores, bien sea por el propio trabajo de conservación del elevador o bien para adatarlo a las normativas y requisitos establecidos.

La empresa conservadora, además de demostrar la suficiente solvencia en cuanto a medios y personal, tendrá que tener un seguro de responsabilidad civil profesional o garantía equivalente que cubra los daños que pudiera provocar en la prestación del servicio y cuyo importe mínimo tiene que ascender a 300 mil euros., además también adquiere la responsabilidad de los elevadores encomendados y de garantizar durante un periodo de dos años, la corrección de las deficiencias atribuidas a una mala ejecución de los trabajos que le han sido encomendados, así como de sus consecuencias.

 

¿Qué tener en cuenta en la conservación del elevador?

Además del mantenimiento obligatorio del elevador, es conveniente tener en cuenta una serie de aspectos a la hora de escoger el tipo de ascensor más adecuado y que posteriormente pueden tener una mayor o menor repercusión en el mantenimiento y conservación del elevador, nos referimos a aspectos como:

  • Gastos como el consumo energético.
  • La necesidad de contratar un contador trifásico dedicado en exclusiva al ascensor o tener que ampliar la potencia del mismo también son necesarios tenerlos en cuenta para una mejor elección
  • El coste de los recambios o componentes, los cuales ascienden en función de la complejidad del aparato.
  • Los requisitos necesarios para la instalación del mismo, que además de repercutir en la conservación y mantenimiento del ascensor, repercutirán en el en coste inicial del mismo.

En este aspecto, es importante tener en cuenta que básicamente existen dos tipos de ascensores, cada uno de los cuales más adecuado para atender a una serie de objetivos, a grandes rasgos, tenemos por una parte los ascensores convencionales, los que normalmente se instalan en edificios de viviendas, hoteles, hospitales, etc., donde se requiere una velocidad medio alta para dar servicio a un tráfico de personas de moderado a alto y por otra los ascensores pequeños para viviendas unifamiliares o también denominados de baja velocidad, diseñados principalmente para para su instalación en viviendas de uso particular o en edificios de poca altura, como el caso de algún comercio o edificio de poca altura y con una estimación de tráfico de pasajeros baja.

 

¿Quieres obtener de forma Gratuita hasta 3 Presupuestos de diferentes empresas mantenimiento y conservación del elevador.?>