Rampa minusválidos comunidad propietarios, ¿cómo tienen que ser?, ¿son útiles las rampas portátiles?

Desde la entrada en vigor el pasado día 4 de diciembre de la obligatoriedad de realizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad en los espacios comunes de edificios residenciales, cada vez es más habitual encontrar rampas, salvaescaleras o elevadores para suplir las escaleras existentes en la entrada de muchas comunidades de vecinos, principalmente hasta el vestíbulo donde se encuentra el ascensor.

Y es que algo tan simple con un único escalón puede ser la diferencia entre que una persona con problemas de movilidad pueda acceder o no al edificio en igualdad de condiciones que los demás vecinos.

Si hablamos de soluciones para este tipo de escaleras, tenemos desde la más complicada pero sin duda la más cómoda, nos referimos a bajar el ascensor al nivel de la calle y realizar las obras y reformas oportunas para eliminar el desnivel producido por las escaleras, la instalación de una plataforma salvaescaleras, la cual se instala encima de la propia escalera a salvar y no requiere de obras o reformas para ello, la instalación de un elevador vertical de corto recorrido, para el que debemos tener un espacio habilitado o realizar las modificaciones oportunas para ello o la construcción de una rampa accesible.

Eso sí, no puede ser cualquier rampa, tiene que cumplir con su principal cometido que no es otro que permitir de la manera más autónoma posible el acceso a personas que tanto requieran de una silla de ruedas para desplazarse, como para aquellas que, aunque pueden caminar, subir y bajar escaleras les supone un gran dificultad.

 

¿Cómo tienen que ser?

Rampa minusválidos comunidad propietarios

Como no debe ser una rampa minusválidos comunidad propietarios

A día de hoy es posible observar en muchas entradas de comunidades de vecinos, rampas con pendientes imposibles de salvar, incluso algunas tienen la misma longitud que la propia escalera. También es posible ver rampas que terminan prácticamente en una puerta, la cual encima se abre hacia la propia rampa o rampas que tienen en medio una columna que apenas deja espacio para que pueda pasar una persona andando.

Evidentemente para poder construir una rampa accesible es necesario seguir una serie de requerimientos si no queremos que la misma no sea más que otra barrera arquitectónica más.

Elementos como la pendiente de la rampa, que no debe ser superior al 10 % si el recorrido resultante es inferior a 3 metros, del 8 % si la longitud de la misma está comprendida entre 3 y 6 metros o incluso del 6% para aquellas rampas con longitudes superiores a los 6 metros, son uno de los principales elementos a tener en cuenta.

Además, si la longitud de la rampa es superior a 9 metros, será necesario realizarla en varios tramos, con tantos descansillos intermedios como sea necesario.

Además el ancho mínimo tendrá que ser de 1,2 m., y estar provista con un suelo antideslizante que evite caídas.

También es necesario la instalación de un doble pasamanos con un zócalo de protección con una altura no inferior a 12 centímetros a ambos lados de la rampa.

Para facilitar la entrada y salida a la rampa las zonas de acceso y desembarque de las mismas deben estar libres de obstáculos en área de 1,5 metros de diámetro en los extremos de la misma.

 

¿Son útiles las de quita y pon?

Una de las cuestiones que más nos preguntan acerca de la construcción de una rampa es si es posible instalar una rampa portátil en una comunidad de propietarios.

La respuesta es muy simple, si, mientras que cumpla con todos los requisitos necesarios para que pueda considerarse accesible, lo que sin duda dificulta que una vez instalada pueda volver a quitarse.

 

Presupuesto

El presupuesto para una rampa de minusválidos en una comunidad de propietarios puede variar en gran medida en función del número de peldaños o desnivel que sea necesario salvar, evidentemente no será lo mismo construir una rampa para salvar un único peldaño, en el que la longitud de la misma será de 1,8 metros (Aprox.). A tener que construir una rampa para salvar tres o cuatro peldaños, donde el recorrido resultante de la misma puede llegar a incluso más de 9 metros en función de la altura de cada escalón.

En muchos casos y aunque técnicamente sea posible la construcción de una rampa, las obras o reformas necesarias para su construcción puede ser más caras que la instalación de una plataforma salvaescaleras o incluso, en algunos casos, que la instalación de un elevador vertical o minielevador.

 

Rampa minusválidos comunidad propietarios, Obtén hasta 3 Presupuestos de alternativas a la construcción de una rampa y ahorra comparando

28 septiembre, 2018